Existe un momento en nuestra vida activa en la que tenemos que acceder a nuestra jubilación y nos entran las dudas acerca de las pensiones. ++

Debemos tener en cuenta varios factores para poder acceder a la pensión no contributiva, además de conocer de qué se trata exactamente. Es sencillo confundirla con otro tipo de pensión, por lo que debemos tener claro si tenemos derecho a ella o no.

Definición de pensión no contributiva

La pensión no contributiva recibe este nombre porque se trata de una pensión mensual que reciben aquellas personas que, por cualquier razón, no hayan podido cotizar a la Seguridad Social. O también, en el caso de haber cotizado, no han cotizado lo suficiente como para poder acceder a su pensión contributiva.

A esto debemos añadir otro factor a tener en cuenta que es no tener un nivel de ingresos anuales elevado, o lo que es lo mismo, no se podrá superar en ingresos anuales los 5.488€.

Tipos de pensiones no contributivas

Dentro de la Seguridad Social, y de las pensiones no contributivas, podemos acceder a uno de sus dos tipos de pensión:

Pensión no contributiva por invalidez

Se trata de una pensión no contributiva que pueden disfrutar personas que estén afectadas por cualquier tipo de enfermedad o disminución de sus capacidades consiguiendo un grado por invalidez igual o superior a un 65%.

Cabe agregar que si, la persona destinataria de esta pensión no contributiva, necesita de la ayuda de una persona para llevar a cabo actividades esenciales para la vida diaria y posee un grado por invalidez superior al 75%, obtendrá un complemento de un 50% a su pensión base.

Pensión no contributiva por jubilación

Se trata de una pensión no contributiva que perciben aquellas personas que no puedan trabajar por superar la edad por jubilación y que cumplan con diversos requisitos como, por ejemplo, demostrar una residencia superior a los 10 años dentro del territorio español.

¿Qué requisitos debemos cumplir?

En función de la pensión no contributiva que queramos solicitar:

Pensión no contributiva por invalidez

  1. No superar, de manera individual o sumando las rentas de los miembros de la Unidad Económica, los 5.488€ anuales.
  2. No tener una pensión no contributiva por jubilación.
  3. Tener entre 18 y 65 años de edad, como máximo, y haber residido durante un mínimo de 5 años (2 de ellos consecutivos) antes de solicitar la pensión.
  4. Poseer un grado de discapacidad igual o superior a un 65%.

Pensión no contributiva por jubilación

  1. No percibir ingresos superiores a los 5.488€ anuales ni tener una pensión no contributiva por invalidez.
  2. Tener 65 años de edad o más.
  3. Poder justificar una residencia mínima de 10 años (2 de ellos consecutivos) antes de solicitar esta pensión.
  4. Presentar documentación de nuestra Unidad económica, para poder calcular nuestra cuantía anual, conociendo qué es una pensión no contributiva y nuestros derechos y obligaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *